Radioterapia: ¿Cuáles son sus efectos secundarios?


La radioterapia se basa en el uso de radiación ionizante, que daña el ADN de las células cancerosas, lo que lleva a su destrucción. El constante desarrollo de la ciencia hace que las técnicas utilizadas sean cada vez más precisas, gracias a las cuales la radioterapia se dirige con precisión a la zona afectada por el cáncer, lo que reduce los efectos secundarios. ¿Cuáles son los efectos secundarios de este tratamiento contra el cáncer?


¿Cuáles son los efectos secundarios de la radioterapia? 

La radioterapia puede causar complicaciones tempranas y tardías. Ocurren en el área tratada. Sin embargo, parte de la radiación también afecta los tejidos circundantes sanos.  

Las complicaciones dependen de: 

- dosis de radiación

- salud general del paciente

- el método de radioterapia utilizado

- zona del cuerpo sometida a radiación


Complicaciones tempranas 

Las complicaciones precoces incluyen las que aparecen durante la terapia y hasta 6 meses después de su finalización. Aparecen con bastante frecuencia, pero suelen resolverse espontáneamente sin consecuencias graves. Son el resultado de la acción de la radiación sobre los tejidos que contienen células que se dividen rápidamente. Se inhibe su división, pero las células maduras aún realizan sus funciones. Como resultado, las complicaciones se retrasan dependiendo de la vida útil de las células maduras. 

Las complicaciones tempranas afectan principalmente a la médula ósea y al epitelio (piel, tracto urinario, tracto gastrointestinal). 

El efecto secundario más común de la radioterapia es la dermatitis por radiación. Afecta al 90-95% de los pacientes. La mayor intensidad se alcanza a las 3 semanas del inicio de la radioterapia, lo que equivale a la vida útil de las células epiteliales. Los pacientes con tratamiento de cara, cuello, tórax y abdomen son los más expuestos a la dermatitis por radiación.

Inicialmente, aparece enrojecimiento y aproximadamente el 20-45% de los pacientes pueden desarrollar úlceras superficiales y descamación de la piel. En la mayoría de los casos, los cambios son leves, sanan rápidamente y normalmente no tienen otras consecuencias.  

Aparte de los cambios en la piel, puede haber:  

- cansancio y somnolencia, que no desaparecen después del descanso

- irritabilidad  

- falta de apetito 

- dolores de cabeza  

Las náuseas son un síntoma característico después de la irradiación del cerebro, los intestinos, el estómago o grandes áreas del cuerpo.

La radioterapia abdominal y pélvica en etapa temprana a menudo puede implicar, entre otras cosas, con sequedad vaginal, trastornos menstruales y trastornos intestinales y de las heces. 


Complicaciones tardías 

Algunos pacientes desarrollan complicaciones tardías que aparecen 6 meses después de finalizar la terapia. Su apariencia depende de la cantidad de radiación absorbida, la duración de la terapia, la ubicación y el tamaño del tumor irradiado. 

Las complicaciones cutáneas tardías pueden incluir fibrosis irreversible, ulceraciones crónicas y neoplasias malignas secundarias. 

La irradiación de órganos puede resultar en inflamación del riñón, pericardio y pulmones, complicaciones cardíacas y digestivas. (insuficiencia hepática, obstrucción intestinal o perforación). Los efectos secundarios tardíos también afectan a los síndromes neurológicos, que requieren estudios de imagen de seguimiento. 

Vale la pena saber que las neoplasias secundarias pueden aparecer como resultado de la irradiación del área genital y de los senos, lo que se asocia con un mayor riesgo de cáncer de útero, recto, vejiga y gastrointestinal.  


Cuidado de la piel durante la radioterapia 

Desde los primeros días de uso de la radioterapia, se recomienda lavar la piel con preparaciones suaves libres de irritantes (SLS, alcohol) y fragancias.  

Además, evite la exposición al sol, manténgase hidratado y elija ropa cómoda que no cause abrasiones. 

Es especialmente importante utilizar lociones hidratantes y cremas calmantes. Lo mejor es elegir aquellos destinados a su uso durante la radioterapia. Tienen una aplicación profiláctica, y adicionalmente pueden aplicarse en condiciones de radiación leve. Los vendajes especializados también se utilizan en la prevención y el tratamiento de lesiones por radiación. Crean un ambiente húmedo que promueve la curación. Algunos apósitos también tienen propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, que además facilitan la cicatrización de las lesiones cutáneas.

Advertencia:

info24RED.com es un espacio informativo sobre temas de salud y no debe ser utilizado como sustituto del diagnostico de un medico. "Recuerde consultar a un especialista si tiene un problema de salud"

info24RED.com 2021-2022